Dinámicas de grupo y analisis transaccional

 

Prof. Nélida Gómez
Presidenta Asociación Latinoamericana de Análisis Transaccional

 

¿Qué es Análisis Transaccional?

Es un modelo en el campo de la ciencias de la conducta humana. Se le llama "análisis" porque analiza la dinámica que se genera en la interacción entre dos personas o más (transacción).

Ejemplo: Estímulo -¿Cómo te llamas? Respuesta: Me llamo Nélida.

En la transacción hay un estímulo y una respuesta.

 

¿Quién desarrolló este modelo?

Lo desarrolló el fenecido siquiatra canadiense Eric Berne. Eric se sentía frustrado como siquiatra al usar, en el tratamiento con sus pacientes, los métodos ortodoxos de la sicoterapia. Intentó entrar a la Escuela de Sicoanálisis, pero le denegaron la entrada. En su frustración, decidió crear un modelo que le proveyera mecanismos al individuo para usar su potencial al máximo, de manera que acudiera al sicoterapeuta después de haber agotado sus recursos. Entre sus objetivos al crear este modelo estuvo el desarrollar relaciones sanas de crecimiento y no simbióticas.

De Canadá, Eric Berne se había trasladado a California y fue ahí donde trabajó el modelo de Análisis Transaccional y lo presentó a sus seguidores. En 1970, Eric Berne murió, pero ya el AT se había difundido bastante. Dejo así las semillas para lo que hoy es: "International Transactional Analysis", la Asociación Latinoamericana de Análisis Transaccional, la Asociación Europea y la Oriental. Todas éstas agrupan otras federaciones e institutos.

 

¿A qué áreas se aplica el Análisis Transaccional?

El AT se usa en el área de sicología clínica, en la educación, empresas u organizaciones. También se puede usar en el campo de la orientación, en el político, religioso y otros.

Es fácil integrar otros modelos y técnicas en la terapia de A.T., tales como gestalt, multimodal, neurolingüismo, ecoenergética o biodanza.

 

¿Cómo se aplica el AT en la dinámica de grupos?

Cuando entramos a una organización o a un grupo de trabajo, nuestra interacción va a provenir de nuestra posición o tipo de adaptación que decidimos en nuestra infancia, predominantemente, en el nivel emocional. Ya adultos, tenemos mecanismos adicionales para generar otras conductas, pero la posición que decidimos en la niñez se quedó grabada como el programa que correrá nuestra computadora. Es por esto que repetimos conductas que a veces no nos gustan e, intelectualmente, decimos que vamos a cambiarlas, pero luego de un tiempo volvemos a repetirlas. Para que el cambio sea efectivo puede trabajarse con redecisión: hacer un plan de modificación de conducta en términos medibles y observables e implantarlo. Si esto no se da, podemos estar relacionándonos con otros y entrar en la dinámica de grupos desde una posición de inferioridad, de superioridad, o de autodescalificación y descalificación de la otra persona. La posición sana para una dinámica de grupo adecuada es la de " Yo valgo y Tú (el otro) vales". Es desde una posición de autorespeto y valía, así como de respeto a la otra persona y a su valía, que puede generarse una dinámica de grupos adecuada. Es entonces que se da el trabajo en equipo y se generan conductas productivas.

 

 

Regresar a la lista de Artículos