Trabajando en grupo en el aula

 

Una definición básica de grupo es "un conjunto de individuos que comparten un fin común y que se caracteriza por una relación de interdependencia entre sus miembros".

Hay muchas formas de grupos, distinguiéndose dos como las más comunes: Grupo Primario y Grupo Secundario. El grupo primario consta de un número reducido de miembros, tipícamente de 3 a 15 personas, y se caracteriza por la frecuente interacción de sus miembros y por la relación cara a cara que se genera al tener objetivos y metas en común. Otra característica importante es la conciencia que tienen sus miembros de pertenencia al grupo. Por su parte el grupo secundario se caracteriza por estar conformado por un mayor número de miembros, y por lo tanto, generar relaciones más lejanas entre las personas que lo componen, de esto se desprende además que existe una vaga conciencia de pertenencia entre sus componentes.

El trabajo en grupo es una metodología de enseñanza/aprendizaje que se enmarca más apropiadamente dentro de la categoría de los grupos primarios. Esto debido a que, para que realmente cumpla con su objetivo pedagógico, debe tener un número reducido de miembros para que cada uno de los integrantes tenga un rol activo dentro del grupo.

Este rol activo de los estudiantes en su proceso de aprendizaje implica un cambio o transición desde el modelo pedagógico tradicional en el que se considera al alumno como un receptor pasivo de la información que el profesor provee. En la pedagogía tradicional, el profesor es el único que detenta la autoridad en la sala de clases y la responsabilidad de entregar el conocimiento a los alumnos. En cambio, al utilizar el trabajo en grupo, la responsabilidad del profesor es compartida con los alumnos, quienes asumen entonces parte de la autoridad y del rol de enseñanza del profesor.

Pensemos en una sala con un profesor dictando a una clase de 30 alumnos, al realizar una pregunta a todo el curso, un alumno se levanta y responde. El porcentaje de participación de los alumnos es 1 de 30, es decir, un 3,3%, ¿qué sucede con el resto de los alumnos? Se supone, o se espera que el restante 96% esté prestando atención.

Analicemos qué sucede, en cambio, cuando otro profesor realiza una actividad grupal llamada "Juntando Cabezas" en la cual reúne grupos de cuatro estudiantes asignándole a cada miembro del grupo un número del 1 al 4. El profesor asigna a todos los grupos una tarea con una consigna como "asegúrense que todos en este grupo sepan sumar 1/2 mas 1/6". Posteriormente, el profesor nombra uno de los números y sólo los alumnos con ese número pueden responder. Al momento de responder, uno de cada cuatro alumnos participa, es decir, un 25% de la clase.

La diferencia es notable y se hace aún más importante si se considera que en un momento dado todos los alumnos (el 100% de la clase) deben participar para encontrar y saber la respuesta correcta ya que el profesor puede llamar a cualquiera de los cuatro números. La estructura "una pregunta a la clase - una respuesta a la pregunta" plantea un ambiente educativo competitivo que sólo permite a los más capaces participar, relegando al rol de simples espectadores a los demás alumnos. Por su parte, la estructura "juntando cabezas" obliga a todos los alumnos a participar, tanto los más capaces como los más desventajados.

El trabajo en grupo implementado en la sala de clases es fuente de dinamización para los alumnos debido a la necesidad que se les presenta de interactuar y colaborar con otros compañeros para lograr la consecución de las tareas asignadas, las cuales no podrían ser resueltas si trabajaran individualmente. Por otra parte, también implica una mayor actividad y compromiso para el profesor ya que debe dejar de lado la relativamente cómoda posición de estar parado frente a una clase repitiendo año tras año los mismos contenidos escritos en sus apuntes. En esta modalidad de trabajo, el profesor entrega parte del control de la clase a los alumnos, quienes son dejados en relativa libertad para trabajar, teniendo que rendir cuenta del proceso de trabajo y del producto final de su tarea. La supervisión del profesor no es directa e inmediata, sino que principalmente al finalizar la tarea asignada.

Debe quedar claro, finalmente, que el trabajo en grupo "se aprende", requiere de un aprendizaje de habilidades sociales cooperativas.

 

 

Regresar a la lista de Artículos