Dinamica de grupo La silla caliente

 

Introducción

En las instituciones educativas, sobretodo cuando se trabaja para adolescentes, las dinámicas de grupo son una alternativa didáctica que fortalecen el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales. Entrar en contacto directo con lo que piensan y sienten los estudiantes, representa encontrarse uno mismo ante su ignorancia o riqueza de conocimientos, pero además todo este encuentro da paso a generar actividades que enfrenten al estudiantado con su sensibilidad y las de los demás participantes.

La silla caliente surge como una necesidad de aceptación a un grupo a partir de lo conocido y lo desconocido de cada participante. Como una búsqueda de todas aquellas debilidades y fortalezas que tiene el ser humano para enfrentarse a sí mismo y a los demás. Con el único objetivo, de reconocer que se trabaja con seres humanos que piensan y sienten como cualquiera. Pero que se les da la oportunidad de descubrir en sí mismos su capacidad de adaptación, aceptación y consolidación de su propia personalidad, con la finalidad de ingresar a cualquier medio sin temor a arriesgarse, dando valor a su autoestima y fortaleza en su carácter.

Independientemente de que sea una dinámica de grupo, genera gran participación individual, en donde la toma de decisiones es parte fundamental en la evaluación de cada participante.

 

Antecedentes

La silla caliente ha sido bautizada con este nombre a partir de la emocionalidad que genera encontrarse en una situación de observancia y juicio a la que el alumno acepta enfrentarse con su grupo.

Esta dinámica toma como antecedente una actividad realizada en los retiros espirituales denominada "entre rosas y espinas" la cual se llevaba a cabo en una sesión de retiro como forma de desahogo y retroalimentación a las actitudes observables durante ese día. Sin embargo, se quedaba corta ante los resultados que se podían obtener de ella. Es así como se logra adaptarla y adoptarla como dinámica de grupo, pero con toda la formalidad didáctica que apoya su resultado en un medio estudiantil.

Ya adaptada y adoptada, esta dinámica ha dado resultados satisfactorios en este nivel educativo desde hace 17 años, tiempo que no ha impedido actualizarla y renovarla a través de los años.

En la medida que los años han pasado, las generaciones también han sufrido cambios que las han llevado a distintas formas de comunicarse, en este caso la silla caliente ha sido mediadora de esas transformaciones, adaptándose a ese lenguaje retador e innovador con el que se entienden los jóvenes.

 

Desarrollo

Como toda dinámica que se basa en la aplicación y uso de estrategias didácticas, la silla caliente se fundamenta en una serie de pasos que fortalecen su desarrollo.

1.Realización de actividades previas que ayudan a preparar al alumno al encuentro consigo mismo y con sus compañeros

2. Desarrollo de la actividad en un ambiente cálido de aceptación y disposición por ambas partes

3. Colocación física tanto de alumnos, participante elegido y mobiliario destinado para llevar a cabo la dinámica.

4. Participación activa, dinámica y organizada.

5. Cierre de la participación con conclusiones grupales e individuales.

6. Reporte / clase de la silla de cada participante.

7. Realización de actividades posteriores a la silla como estrategias que fortalecen los resultados obtenidos de la dinámica principal.

 

Objetivo:

Lograr que los participantes emitan una serie de juicios y emociones a través de la palabra hablada hacia los participantes elegidos, con la intención de comprender los procesos que se llevan a cabo para el fortalecimiento de las relaciones humanas

 

Descripción:

Cada participante tiene la opción de pasar de manera voluntaria en el momento en que es elegido al azar para sentarse en una silla al centro del salón, sin que evoque ninguna palabra, simplemente será un buen escucha.

Rodeado por un círculo de compañeros que le van a dirigir unas breves palabras y que van a hacer aportaciones con respecto a su persona, con la intención de mejorar su autoestima, de aclarar malos entendidos, de fortalecer lazos de amistad o de iniciar relaciones humanas nuevas. Todo ello con la firme convicción de aprender a vivir lo más afectivamente posible con sus compañeros de generación y así dar inicio a nuevos proyectos y programas en apoyo a la comunidad social con la que se convive.

Todas las aportaciones que se le den a las personas elegidas tienen que ir asistidas de una comunicación cuidadosa, respetuosa, asertiva y perlada de comentarios que fortalezcan esos lazos de amistad, ya que siendo lo contrario se les penaliza con hacer ejercer el código de honor que firman al inicio de la dinámica.

La duración de la dinámica está en función de la personalidad de cada participante elegido.

El cierre de la dinámica termina con la participación del profesor (a) como parte elemental de la generación ya que él o ella también pasa al centro a ser otro buen escucha.

 

Presentación de resultados

Una forma de comprobar el efecto cuantitativo de la presentación de la dinámica, fue a través de la aplicación de una encuesta que fuera autoevaluativa, llevando el propósito de preguntar los detalles que más apoyaron el objetivo de la misma.

Las preguntas se establecieron a partir de las necesidades vistas en clase, y siendo éstas de carácter conductual, permitieron evaluar comportamientos sobresalientes en el transcurso de la dinámica, así como establecer conclusiones que abrieron paso al desenvolvimiento de muchas otras conductas de carácter socioafectivo.

A continuación se presenta el cuestionario autoevaluativo que se aplicó:

 

SILLA CALIENTE

Autoevaluación

Nombre:

Matrícula:

1. ¿Participaste en la Silla Caliente?

Si

No

2. ¿Habías participado en otras ocasiones en una dinámica como ésta?

Si

No

3. ¿Te pareció interesante la dinámica?

Si

No

4. Tu participación te hizo sentir:

Incómodo (a)

Seguro de ti

Desafiante

Resignado

Todo lo anterior

Indiferente

Otro

   

5. Consideras que es una dinámica para: (Puedes marcar más de uno)

Integrar al grupo

Conocer más acerca de uno mismo

Conocer más acerca de los demás

Abrirte a la participación formal

Desahogar emociones

Iniciar rencillas

Otro:

Otro:

6. Tu participación fue al inicio, en medio o al finalizar el proceso de dicha dinámica:

Al inicio

En medio

Al final

 

7, ¿Recomendarías esta dinámica a otros Grupos?

Si

No

8. ¿Volverías a participar en ella?

Si

No

9. Si tu respuesta anterior fuera afirmativa ¿en qué tiempo lo harías?

Un mes

Dos meses

Próximo semestre

Otro:

10. En términos generales describe tu sentir sobra la dinámica y en especial cómo te sentiste en tu participación como protagonista:

 

Gracias por haber participado

 

Características para la retroalimentación de la dinámica

  • Llevarla a cabo con un grupo de personas que por lo menos hayan convivido un año.

  • El número de participantes no sea mayor de 25.

  • Que la dinámica se de en un espacio físico ventilado y silencioso.

  • Que sea dirigida por una persona especialista y experta en manejo y control de grupos.

  • Que la participación sea libre más que impuesta.

  • Que las condiciones bajo las que se da como es la firma del código de honor se de al inicio de la misma, no dejarlo para después.

  • La retroalimentación que se da a la participación de cada participante se otorgue al término de cada sesión.

  • Nunca dejar a un participante con la sensación de sentirse mal, sino como una apertura al cambio o modificación de conducta para ser cada día mejor.

 

Resultados cualitativos

  • Apertura a las necesidades psicoafectivas y de comunicación de los adolescentes

  • Participación grupal e individual activa y dinámica.

  • Consolidación de relaciones afectivas, con la intención de tener sentido de pertenencia a un grupo

  • Valoración y conceptualización de la personalidad de cada participante.

  • Apertura a una gama de emociones propias de todo ser humano, desde el llanto hasta la risa.

  • Surgimiento de nuevos proyectos académicos en beneficio de la comunidad académica y extraacadémicas.

Conclusiones

Se considera una dinámica fuerte, en la que la confrontación con uno mismo y con los demás, sirve como una reflexión personal, que nos hace ser más conscientes de las actitudes positivas o negativas que se emiten en el actuar con los demás, y esto lleva al mejoramiento de las relaciones humanas

 

 

Regresar a la lista de Artículos