El aprendizaje cooperativo informal

 

EL APRENDIZAJE COOPERATIVO INFORMAL

Por David y Roger Johnson

Aprender juntos y solos, Edit. AIQUE, 1999

 

Estamos en el año 12.896 antes de Cristo. Un pequeño grupo de cazadores rodea a una manada de ciervos que vadea un río helado. Los cazadores están armados con arpones cuyas puntas de lanza están hechas de astas de ciervo. Los ciervos chapotean en el agua; los cazadores los persiguen y los matan. Es la acción coordinada de un grupo de cazadores de Cro-Magnon la que hace que éstos tengan más suerte que sus primos de Neanderthal, que cazan individualmente.

Nuestros orígenes se vinculan de alguna manera al destino de los hombres de Neanderthal. Jamás nos hemos sentido orgullosos de nuestros ancestros, en parte debido a su aspecto. Sin embargo, los hombres de Neanderthal representan un punto muy alto en la historia de la humanidad. Su linaje se remonta a los primeros miembros del género homo. Fueron los pioneros. Durante miles de años, los hombres de Neanderthal se fueron alejando de África, a través del Cercano Oriente, hacia la India, China, Malasia y el sur de Europa. En tiempos más recientes, hace unos 150,000 años, avanzaron hacia paisajes glaciales. Los hombres de Neanderthal fueron los primeros en enfrentar climas que sólo eran hospitalarios para mamuts y ciervos.

No existen evidencias anatómicas sobre la inferioridad cerebral de los hombres de Neanderthal respecto de nosotros (los hombres de Cro-Magnon) y no hay dudas de que eran superiores a nosotros en el aspecto físico. Los hombres de Neanderthal más fuertes probablemente podían levantar hasta media tonelada. Físicamente, somos bastante débiles comparados con ellos.. Pero, gradualmente, fuimos reemplazando a los hombres de Neanderthal en un período de superposición de varios milenios. Quizá se haya debido a una cuestión de desgaste y presión demográfica. A medida que los glaciales escandinavos avanzaban, las poblaciones de hombres de Neanderthal del norte se dirigían hacia el sur, al mismo tiempo que nuestros ancestros se trasladaban hacia el norte y salían de Africa. Nos encontramos en Europa. Ellos desaparecieron hace unos 30.000 años.

Hay muchas explicaciones sobre la extinción de los hombres de Neanderthal. Quizás evolucionaron hasta convertirse en lo que somos hoy. Quizá nos fundimos con ellos. Quizás existió competencia entre ambos grupos por el alimento y el hombre de Neanderthal no pudo con nosotros y desapareció en las zonas marginales. Quizás estaba demasiado fijado en sus formas y fue incapaz de evolucionar y refinar sus formas de cooperación, mientras que nosotros organizábamos cada vez mejor nuestros esfuerzos cooperativos para enfrentar las cambiantes condiciones climáticas. Parece que, de hecho, fuimos más capaces de formar y mantener los esfuerzos cooperativos en grupos pequeños.

Durante el período en que nosotros, los hombres de Cro-Magnon, convivimos con los de Neanderthal, nuestros antepasados desarrollaron formas cooperativas altamente sofisticadas, caracterizadas por la organización social, los procedimientos de cacería en grupo, la experimentación creativa con materiales variados, el compartir los conocimientos, la división del trabajo, el comercio y los sistemas de transporte. Enviábamos expedicionarios a vigilar los movimientos de las manadas de animales que cazábamos. Probablemente, el hombre de Neanderthal no hacía lo mismo. Ocultábamos provisiones y nuestros elementos de primeros auxilios para las partidas de caza que se alejaban de nuestros hogares. Los hombres de Neanderthal no. Aparentemente, ellos se lanzaban al combate directo con sus presas. Nosotros aprendimos formas más eficaces de cazar (como lanzar animales por los despeñaderos), que cambiaron fundamentalmente nuestra relación con el resto del reino animal (es decir, dejamos de actuar como los leones y perseguir animales jóvenes, viejos o enfermos para eliminar a los menos aptos). Desarrollamos herramientas y armas más sofisticadas para matar desde lejos, como las lanzas y los arcos y flechas. Probablemente, el hombre de Neanderthal no hizo lo mismo y se limitó a usar materiales locales para desarrollar sus herramientas. Nosotros fuimos más selectivos y con frecuencia usábamos piedras de mejor calidad y colorido, que recogíamos a cientos de kilómetros de nuestros propios hogares. Esto llevó a un nivel de cooperación intergrupal y organización social que los hombres de Neanderthal jamás alcanzaron. Mejoramos el proceso de construcción de herramientas mediante la experimentación y la socialización del conocimiento. El hombre de Neanderthal no y recurría casi exclusivamente a la piedra para sus herramientas, mientras que nosotros usábamos hueso y marfil para hacer agujas y otras herramientas. Nosotros Acortábamos y cosíamos nuestra ropa y hacíamos sogas y redes. Nuestra capacidad para conseguir más alimento que el que necesitábamos dio como resultado el intercambio y la formación de redes sociales de amplio alcance. Las jerarquías sociales, la acumulación de riqueza, los esfuerzos artísticos, las leyes y la narración de historias para preservar las tradiciones fueron consecuencia del desarrollo de formas más complejas de cooperación. No importa si reemplazamos a los hombres de Neanderthal o evolucionamos a partir de ellos; el hecho es que nuestro ingenio se hizo particularmente evidente en la organización de esfuerzos cooperativos para mejorar nuestro nivel de vida. Nos destacamos en la organización de trabajos en grupos pequeños.

Los humanos somos seres de grupos pequeños. Siempre lo hemos sido y siempre lo seremos. Como decía John Donne, "Ningún hombre es una isla". En toda la historia de nuestra especie hemos vivido en grupos pequeños. Durante 200.00 años, los seres humanos vivieron en pequeños grupos de caza y recolección. Durante 10,000 años, en pequeñas comunidades agrícolas. Sólo en los últimos 100 años las grandes ciudades se han convertido más en la regla que en la excepción.

 

El aula cooperativa

Las aulas deberían ser, fundamentalmente, ámbitos donde se trabajara en grupos pequeños. El uso de los grupos de aprendizaje cooperativo no se limita al aprendizaje cooperativo formal. Los docentes también pueden emplear el aprendizaje cooperativo informal y los grupos cooperativos de base. El aprendizaje cooperativo informal se usa en la enseñanza directa. Los grupos de base involucran esfuerzos cooperativos de largo plazo. Y los tres tipos de aprendizaje cooperativo pueden integrarse en actividades coherentes.

 

La enseñanza directa, las explicaciones

Nuestras investigaciones sobre los métodos de enseñanza sugieren que (....) Si queremos que nuestros alumnos sean más eficaces en el aprendizaje y el pensamiento significativos, tienen que pasar más tiempo en el aprendizaje y el pensamiento activos y significativos y no quedarse sentados recibiendo información de manera pasiva.

McKeachie (1986)

La enseñanza directa incluye las explicaciones, la exhibición de películas y videos, las demostraciones y los oradores invitados. Las explicaciones constituyen la conducta docente más común en las escuelas primarias y secundarias (y también en las universidades) Una explicación es una exposición en la que el docente presenta información fáctica en una secuencia organizada y lógica. Habitualmente, esto significa largos períodos de discurso expositivo ininterrumpido, centrados en el propio docente, lo cual relega a los alumnos el papel de espectadores pasivos en el aula. Una explicación se divide en tres partes: introducción, desarrollo y conclusión. Los partidarios de las explicaciones aconsejan a los docentes: Dígales qué va a decirles; luego, dígaselo; después, dígales qué les dijo. Primero, describa los objetivos de aprendizaje de manera tal de informar a sus alumnos sobre el tema acerca del cual tratará la explicación. Luego, presente el material en pequeños pasos, organizados de manera sencilla, lógicamente y en secuencia. Termine con un repaso integrador de los puntos principales. Normalmente, las explicaciones incluyen el uso de notas de referencia, el empleo ocasional de recursos visuales para mejorar la presentación de la información y la respuesta a las preguntas de los alumnos mientras la explicación progresa o cuando termina. De vez en cuando se entregan hojas que ayudan a seguir la explicación. El docente presenta el material en una forma más o menos final, ofrece respuestas, presenta principios y elabora todos los contenidos de lo que se debe aprender.

 

El uso adecuado de la explicación

Entre otras cosas, las explicaciones resultan muy populares entre los docentes porque se las puede adaptar a diferentes públicos y duraciones y mantienen al docente en el centro de toda forma de comunicación y atención en el aula. Las explicaciones y otras formas de enseñanza directa sólo son adecuadas en ciertas condiciones (véase la tabla 3.1). A partir de las investigaciones que examinan directamente las explicaciones (véanse los trabajos de Bligh, 1972; Costin, 1972; Eble, 1983; McKeachie, 1967; Verner y Dickinson, 1967), puede concluirse que éstas son adecuadas cuando el objetivo es:

1. Difundir información. Las explicaciones son adecuadas cuando los docentes quieren comunicar una gran cantidad de información a muchos alumnos en un período breve, complementar materiales curriculares que necesitan actualización o elaboración, organizar y presentar los materiales de una forma especial o presentar una introducción a un tema.

2. Presentar materiales que no están disponibles de otro modo. Las explicaciones son adecuadas cuando la información no está disponible de una forma que resulte fácilmente accesible para los alumnos, cuando se trata de información original o cuando puede ser demasiado compleja y difícil para que los alumnos la aprendan solo.

3. Exponer a los alumnos a los contenidos en un lapso breve, que podría requerir mucho tiempo si tuvieran que hacerlo solos. Las explicaciones son adecuadas cuando los docentes necesitan enseñar informaciones que deben integrarse a partir de muchas fuentes y los alumnos no disponen de tiempo, recursos o habilidades para aprenderlas solos.

4. Despertar el interés de los alumnos en un tema. Cuando una autoridad importante en un tema presenta una explicación, o cuando ésta es expuesta de manera hábil y con un lenguaje humorístico y con muchos ejemplos, los alumnos pueden sentirse intrigados y querer saber más sobre el tema. Una explicación hábil incluye mantener contacto visual con los alumnos, evitar las distracciones, modular el timbre y el volumen de la voz y utilizar los gestos adecuados. El logro es mayor cuando las explicaciones son claras (Good y Brouws, 1977; Smith y Land, 1981), entusiastas (Armento, 1977) y cuando se las presenta con los gestos y movimientos adecuados (Roisenshine, 1968).

5. Enseñar a alumnos que son un público fundamentalmente auditivo.

  • Difundir información

  • Presentar información no disponible de otro modo.

  • Ahorrarles tiempo a los alumnos en la ubicación de la información

  • despertar el interés de los alumnos por un tema

  • enseñarles a alumnos que son fundamentalmente auditivos

  •  

     

    Regresar a la lista de Artículos