Las dinamicas y el trabajo en subgrupos

 

¿Qué numero de integrantes es el ideal para tener éxito en una dinámica?

 En muchas de las Dinámicas para grupos los participantes trabajan en subgrupos de diferentes tamaños y es útil el identificar las diferencias y características más importantes de cada tipo para tener éxito en el desarrollo de la vivencia.

Los principales tipos de subgrupos con los que se trabaja en las Dinámicas son:

  • Parejas

  • Tríos

  • Grupos de 4 a o miembros

  • Grupos de 8 o más miembros

 

PAREJAS:

El trabajar en parejas presenta beneficios que no se dan en ningún otro tipo de grupo. En el trabajo en parejas se desarrolla el más alto grado, positivo o negativo, de manejo emocional y trabajo productivo. El afecto, la hostilidad, la proactividad y la pasividad pueden adquirir proporciones más intensas que en grupos de mayor tamaño. Esto es debido a que en el trabajo en parejas la responsabilidad por los actos y la conducta individual es muy evidente. No puede haber evasiones, ni malentendidos y tampoco es posible ocultar los defectos y deficiencias personales. Esto provoca que sea más fácil identificar y reforzar aspectos positivos, pero de la misma manera, se refuerzan valores negativos en su sentido más destructivo.

Se puede pensar que el trabajo en parejas siempre se desarrolla sobre una base democrática de interacción mutua, pero la realidad es que en muchos casos prevalecen los rasgos de dominación y sumisión.

La pareja es el más frágil de los grupos, por el hecho que puede desintegrarse totalmente por las acciones o comportamientos de cualquiera de sus dos miembros. Las fuerzas que mantienen a este tipo de grupo unido pueden convertirse con facilidad en fuerzas tendientes a desintegrarlo.

Por otro lado, en el trabajo en parejas se tiene la máxima oportunidad para que florezcan los impulsos libidinales. A medida que aumenta el tamaño de un grupo los impulsos y relaciones libidinales van perdiendo fuerza y se presentan situaciones más cómodas, manejables y/o seguras.

 

TRIOS:

En el trío se introduce una relación adicional al trabajo en parejas. La tercera persona, que puede ser cualquiera de las tres, adquiere un rolé diferente. Puede convertirse en juez, arbitro, observador u obstaculizar el trabajo de la pareja. Por otro lado, la presencia de una tercera persona puede lograr un equilibrio o desequilibrio en el manejo del poder al elegir a uno u otro de sus compañeros para apoyarlo en el caso de algún desacuerdo. Por lo tanto, el trío representa, para cada uno de sus integrantes, una fuerza potencial de energía, lo mismo que una posible fuente de peligro. Por lo anterior, el trabajo en tríos el desempeño individual de sus miembros puede ser precario y/o inestable. Los problemas potenciales de celo o rivalidad pueden interferir en el adecuado trabajo en tríos.

En una Dinámica el dividir a los participantes para que trabajen en tríos no es conveniente cuando se busca que las personas trabajen en equipo. Este tipo de división es conveniente únicamente cuando, en el contexto de la dinámica, la tercera persona desempeñara funciones específicas de vigilar, supervisar, observar el trabajo de otros.

 

SUBGRUPO DE 4 A 8 MIEMBROS:

Después de la pareja y el trío, la siguiente subdivisión natural de un grupo es el subgrupo de 4 a 8 miembros. Este subgrupo tiene la característica de ser la subdivisión más grande capaz de funcionar sin un líder y sin normas ni reglamentaciones rígidas. Al pasar de 8 miembros, todos los grupos, ya sean sociales, musicales, terapéuticos, de aprendizaje o de cualquier otro tipo, tienden a hacer una de dos cosas. En forma ya sea abierta o táctica, seleccionan a un líder o establecen normas y reglamentos que dirijan su conducta. Un líder fuerte puede sustituir a las reglas, o a la inversa, unas reglas rígidas y reconocidas pueden reemplazar a un líder.

Cuando por casualidad (y sobre todo en el caso de actividades en donde no existe un objetivo común), la mayoría de los grupos compuestos por más de 8 personas carecen de reglas rígidas o de un líder, inevitablemente se fragmentan en sub-subgrupos, dejando así de funcionar como equipo.

 Algunas de las características de un subgrupo compuesto de 4 a 8 integrantes son las siguientes:

  1. Es bastante grande para hacer de los impulsos libidinales entidades seguras y fáciles de manejar.

  2. Es lo bastante grande para como para ofrecer toda una variedad de potencialidades.

  3. Es lo bastante grande para evitar la fuerte polaridad positiva y/o negativa de reacción, característica de la pareja y trío, por lo cual es más consistente.

  4. Es lo bastante pequeño como para que lo dirija el facilitador mediante un liderazgo y control mínimo.

  5. Es lo bastante pequeño para funcionar sin normas o reglamentaciones numerosas o estrictas. Con reglas sencillas como las relativas a la hora y sitios de reunión, no hace falta introducir muchas normas.

  6. Es lo bastante pequeño para permitir que cada miembro del grupo reciba una cantidad aceptable de tiempo y atención y por lo tanto participe, pero bastante grande para eliminar una tediosa conversación monopolizada

 

SUBGRUPO DE 8 O MÁS MIEMBROS:

Al ir creciendo un subgrupo, 8 miembros en adelante, crece proporcionalmente la necesidad de un liderazgo y el facilitador de la Dinámica debe asumir este papel y establecer un mayor número de reglas para garantizar su adecuado funcionamiento.

Cuando en una dinámica se divide al grupo en subgrupos de 8 a más miembros es necesario el contar con un líder y establecer reglas muy claras de comportamiento para que funcionen adecuadamente. También es importante el tener presente que si no se designa un líder este surgirá de manera natural.

Algunas de las propiedades de este tipo de subgrupo son las siguientes:

  1. Es lo suficientemente grande para permitir un liderazgo activo.

  2. Es lo suficientemente grande para facilitar que exista una interacción estrecha entre sus miembros.

  3. Es lo suficientemente grande para favorecer el que sus miembros intimiden.

  4. Entre más numeroso sea el grupo más manipulable puede ser por un líder (es más susceptible de ser influenciado por reacciones empaticas y no por procesos racionales).

 

Regresar a la lista de Artículos